Consejos para prepararte para un huracán

La fuerza de un huracán nunca debería tomarse a la ligera. Estas poderosas tormentas pueden desatar vientos devastadores, lluvias torrenciales, mareas de tormenta y tornados, causando extensos daños. Y aunque no puedes impedir que llegue un huracán, puedes reforzar tu vivienda para protegerla de su gran fuerza.

Antes de que golpee un huracán, refuerza la estructura de tu hogar para ayudar a prevenir los daños causados por viento y agua. Y si recibes órdenes de evacuación por huracán, ve a un refugio tal como lo indiquen las autoridades locales.

· Protege tus artefactos eléctricos, guarda tus datos y números de contacto locales en tu celular. Además, escribe en un papel la lista de contactos y guárdala en una bolsa de plástico.

· Conecta un teléfono con línea en tu vivienda si estás solo. Funcionará si se va a la electricidad y te quedas sin batería en el celular.

SEIS HORAS ANTES DE LA TORMENTA

· Prende tu refrigerador y congelador en la temperatura más fría.

· Cierra tus shutters hasta que pase la tormenta.

· Carga tus celulares.

· Si tienes artefactos que funcionen con gas, apágalos, cierra la salida del gas.

· Desconecta todos los equipos electrónicos innecesarios o sensibles a la electricidad.

CUANDO LLEGUE EL HURACÁN

· Permanece en interiores y permanece calmado. Todas las personas deben estar en la habitación en interiores más segura, preferiblemente que no tenga ventanas.

· Apaga la electricidad o los interruptores si notas fugas en el techo o ventanas de tu vivienda o si hay inundación.

· En edificios altos, evita los pisos más altos, donde el viento es más fuerte y el primer piso, donde pueden ocurrir inundaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *