¿Por qué proteger las ventanas del sol?

Las ventanas son un punto muy débil en nuestras casas a la hora de protegerlas del sol y de las altas temperaturas.

¿Por qué es importante proteger las ventanas?

Si evitamos que los rayos solares incidan sobre las ventanas, es posible que podamos bajar varios grados de temperatura. Además de hacer que el hogar esté más fresco, también ahorrarás en el consumo de la factura eléctrica.

A la hora de aislar las ventanas, es más efectivo si lo hacemos desde el exterior hacia el interior. Así podremos evitar que los rayos solares incidan directamente sobre los cristales.

Además, el sol no solamente eleva la temperatura, también daña el mobiliario, el suelo, las cortinas, etc.

¿Cómo podemos proteger las ventanas del calor?

Actualmente existen diferentes alternativas para proteger las ventanas del calor. Se pueden utilizar de forma independiente o combinar varios métodos para mejorar su efectividad.

– Shutters Estos elementos nos permiten impedir la entrada de los rayos solares. Además, crean una pequeña cámara de aire entre el vidrio y el shutter, que facilita la regulación de la temperatura.

– Vidrio con control solar. Es una medida moderna que consiste en utilizar vidrios con unas características técnicas que reducen la entrada de los rayos solares, sin alterar la transparencia del vidrio.

Estas son algunas de las medidas, pero la mejor medida es aquella que se pone en práctica desde el diseño del proyecto. Una buena orientación, espacios proporcionados y huecos optimizados, evitarán los rayos solares indeseados.

Consejos para prepararte para un huracán

Consejos para prepararte para un huracán

La fuerza de un huracán nunca debería tomarse a la ligera. Estas poderosas tormentas pueden desatar vientos devastadores, lluvias torrenciales, mareas de tormenta y tornados, causando extensos daños. Y aunque no puedes impedir que llegue un huracán, puedes reforzar tu vivienda para protegerla de su gran fuerza.

Antes de que golpee un huracán, refuerza la estructura de tu hogar para ayudar a prevenir los daños causados por viento y agua. Y si recibes órdenes de evacuación por huracán, ve a un refugio tal como lo indiquen las autoridades locales.

· Protege tus artefactos eléctricos, guarda tus datos y números de contacto locales en tu celular. Además, escribe en un papel la lista de contactos y guárdala en una bolsa de plástico.

· Conecta un teléfono con línea en tu vivienda si estás solo. Funcionará si se va a la electricidad y te quedas sin batería en el celular.

SEIS HORAS ANTES DE LA TORMENTA

· Prende tu refrigerador y congelador en la temperatura más fría.

· Cierra tus shutters hasta que pase la tormenta.

· Carga tus celulares.

· Si tienes artefactos que funcionen con gas, apágalos, cierra la salida del gas.

· Desconecta todos los equipos electrónicos innecesarios o sensibles a la electricidad.

CUANDO LLEGUE EL HURACÁN

· Permanece en interiores y permanece calmado. Todas las personas deben estar en la habitación en interiores más segura, preferiblemente que no tenga ventanas.

· Apaga la electricidad o los interruptores si notas fugas en el techo o ventanas de tu vivienda o si hay inundación.

· En edificios altos, evita los pisos más altos, donde el viento es más fuerte y el primer piso, donde pueden ocurrir inundaciones.